16 de marzo de 2010

Sin crueldad

La cobardía es la madre de la crueldad. (Montaigne)

No quiero ningún cobarde para mi, porque mio es el mundo si pertenece a los valientes. Tal vez valiente sea una cualidad que me quede demasiado grande, pero yo decidí poner cosas en juego.
Así termina una tarde de reflecciones encontradas (Amigos, amigas, problemas comunes a todos; la conclusión es que si te animás podés conseguir muchas cosas, pero sobre todo sentirte bien con vos mismo)

No hay comentarios: