27 de febrero de 2010

Sismo

Me acompaña una tormenta de emociones desde hace un tiempo corto; largo para quien está en el ojo. Existe una necesidad tan potente y tan hiriente de encontrar respuestas, que desesperadamente mi cabeza hace un random de posibilidades, por supuesto sin que ninguna sea asertiva.


Esto ya lo pasé, lo viví y lo superé, pero porqué ahora llega de nuevo a mi vida una guerra de emociones que no puedo controlar? Qué hice o dejé de hacer para que esto creciera de tal manera que se vuelva tan destructivo? Cómo salir de una encrucijada que tiene muchas más que 4 sendas para tomar?

Sé que voy a encontrar ese camino correcto, pero por ahora ando a ciegas y me golpeo contra todo, CONTRA TODOS, y duele y duele y mucho...y ya no quiero mirar, he ahí tal vez la raíz de mi ceguera....

El dolor llega de ver desde afuera lo que se quiere para uno pero no tener idea de cómo conseguirlo.

De un tiempo a esta parte descubrí que tengo deseos propios y no se cómo gestionarlos sin que me aplaque el posible fracaso: mi eterno fantasma.

Yo se que puedo, yo se que voy a salir de este atolladero, pero a veces las cosas llevan un tiempo más resistente que la voluntad y se hace difícil escalar ese momento cuesta arriba.

Se hace difícil respirar con tanta agitación.

No hay comentarios: